martes, 15 de octubre de 2013

El Ratoncito Pérez...y cómo contribuir a una buena causa comprando en Wondernology


Seguro que muchas de las que andáis por aquí tenéis pendiente la visita a casa, del deseado "ratoncito Pérez".

Como éste es mi caso, me he dedicado a preparar el asunto, y buscando el lugar perfecto para colocar el premio que nos dejaría el mágico animalito, me topé con unos "ratoncitos Pérez" de lo más tierno.

Así que, a mi que me gusta bastante el tema "manualidad", me lanzé a hacerle el suyo propio a mi princesita, que es el que os muestro. Más bien es la esposa del Ratoncito, pero a mi princesita, seguro que le encantará


Ratoncitos así, los podéis encontrar en
El Taller del Hilo de Penélope, que los personaliza con el nombre del afortunado, y cuestan 11 euros.


También tenemos preparada la cajita para dejar el diente, y un libro de Olga Lecaye, super tierno,  que nos cuenta la histora, y que ya había comprado cuando mi niña tenía apenas un añito. Es el que aparece más arriba; os lo recomiendo, porque seguro que les encanta

Además he descubierto un sitio en Madrid, que realmente os va a encantar visitar:



La casa museo del Ratón Pérez , donde podréis obtener incluso un certificado de origen de vuestro dientecito, libros y un sinfín de monadas sobre el tema.


Y por último (pero no menos importante) , si quieres contribuir a una buena causa, invitando al Ratoncito Pérez para que entre en tu cuarto, coloca una puertecita encima del rodapié, escondida en una estantería, o ¡en cualquier lugar secreto de tu habitación!
Una vez colocada, el Ratoncito podrá entrar para recoger tu diente y dejarte una sorpresa. La puedes encontrar en Wondernology

Estas puertas junto con el cuento "León, Carmencita y las Puertas Mágicas", es un encargo muy especial del Ratón Pérez.
Se lo ha pedido a los trabajadores con discapacidad intelectual de la Fundación Carmen Pardo-Valcarce.
La Fundación Carmen Pardo-Valcarce trabaja para que las personas con Discapacidad intelectual no estén apartadas de nuestra sociedad. ¡Y para eso es muy importante Sentirse útil y trabajar!

Así, en la carpintería han fabricado estas puertas en madera.
Han impreso el cuento.
Han montado las cajas y metido las puertas y el cuento.

Y están muy agradecidos al Ratón Pérez y a ti por darles la oportunidad de demostrar que pueden trabajar igual de bien que todos.






Con cositas tan tiernas y tan solidarias,  ¿a quién no le va a gustar que se le caiga un diente?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada